A mi hijo, por la admiración que me inspira,

                                                    por ser la templanza que me reconduce,

                                                    la constancia que me empuja,

                                                    la cálida y almohadillada coma que me reconcilia.

                                                    A mi hijo, la más noble razón de mi existencia.