retazos de mi pluma

retazos de mi pluma · 15.07.2018
Quiero volver a Viena para llegar hasta el pueblecito y otros preciosos rincones que dejamos pendientes de visitar. Para disfrutar del aperitivo del Bis a Bis, y las cenas en el Vapiano y el Zwölf Apostelkeller al son de violín y acordeón. A sentarme en un banco de la plaza de la catedral y esconderme para 'preocuparos' un poco, sólo un poco... y mirar de reojo las escaleras mecánicas, lejos de vuestras jugarretas que tanto me 'sofocaron' y me hicieron reír después. Volver para comer por...

retazos de mi pluma · 07.03.2018
Este dolor desgarrador que no atiende ni quiere a razones, que se cuece en toda su inmensidad en mis silencios. Cuántas veces me gustaría gritar a esos silencios que se callen, que me dejen respirar. Pero no paran de recordarme el dolor que me rompe, me atraviesa y me dice que no merece la pena seguir. Necesito descansar. Las ausencias de mi ser más querido, aún estando cerca duele, todo lo que tengo duele salvo aquello que, posiblemente, no merezco. Pero sobretodo duele mi soledad, donde...
retazos de mi pluma · 03.12.2017
Aitor y su abuela compartían la vieja mecedora frente a la chimenea encendida, y abstraídos se dejaban llevar por el efecto de las llamas. Observándoles, el tiempo se detenía a sus pies. De pronto el niño puso voz a sus pensamientos. — Amama ¿por qué los perros no se ríen? –preguntó. — Lo hacen, Aitor, pero con los ojos. Fíjate bien en Sua y lo comprobarás – respondió ella. Pasaron unos minutos y el niño volvió a preguntar. — Amama… ¿Y también lloran? — Sí —...
retazos de mi pluma · 12.10.2017
Es verdad que cuando sueñas y la piel se tensa con las expectativas; cuando te sientes preparada para luchar por aquello en lo que crees; cuando cierras puertas para poder abrir ventanas, te arriesgas al fracaso de no llegar (a veces ni siquiera de poder arrancar), a la pisada sin huella, al vacío... Y entonces piensas que lo mejor es dejarte llevar, que el mundo se mueva por ti y cuando te alcance te pille sentada, sin emociones que lo juzguen ni te erosionen. Es verdad que cuando sueñas no...
retazos de mi pluma · 01.04.2017
Piedra: una hizo que me tropezara, otra la hubiera utilizado para partir la cara a más de uno, con otra soñé construir mi cabaña frente al mar, otra me descubrió colores con los que jugar e imaginar, otra me recordó la talla del alma de aquellos a los que pensé en tirársela, y la última me sirvió para descansar de tanto ajetreo en el camino. Piedra: camafeo de mi historia.
retazos de mi pluma · 25.02.2017
Empieza la primavera, y aunque las estaciones se han vuelto algo neuróticas, me ha invadido el olor del nuevo jazmín de este año. Por alguna razón, ese olor me ha traído la imagen de algunos amigos y han salido inspirados estos pequeños versos. Gracias amigo. Gracias por ser tú. Gracias por ser tú mismo. Gracias por ser tu misma razón. Gracias por ser la razón que nos da sentido.
retazos de mi pluma · 28.01.2017
Anoche me puse a escribir después de observar las sombras a través de la ventana. Había mucha niebla, y aquella luz de luna y farolas que la bruma se empeñaba en fusionar me llegó como una imagen hechizada en la que nada parecía lo que era. Y me puse a escribir. Cuando terminé pensé en el sortilegio de la escritura y ese cómplice espacio en blanco que me deslumbra y me seduce siempre. Ese espacio que nunca me deja indiferente; esa tierra en barbecho que a veces me reclama y otras me...

retazos de mi pluma · 29.10.2016
Son las doce y media de la madrugada. Una pareja de amigos y yo nos encontramos en mitad de la nada, en un barrio en el que nadie sabe dónde empieza y menos aún dónde termina. Venimos de una larga, muy larga ronda de ‘pintxos’ y ‘zuritos’ por el Casco Viejo de Bilbao. Ahí sigue “El Cocretas” a voz en grito desde la barra a todo el que entra: ¡¡Cocretaaasss!! ¡¡Hay cocretaaasss!! Grandes como morcillas. Sabe que está mal dicho pero la tradición es la tradición, y si su...
retazos de mi pluma · 07.09.2016
Un impactante grito de silencio me hizo volver. Volver… de la inhibición diligente, de la reivindicación abstenida, de los pasos etéreos, de la mirada abstracta, del arte desentendido. Volver… a dirigir mi pluma rompiendo márgenes y disecados tabuladores. Abastecer la mirada de perspectivas asfálticas, soñar con los pies de raíces y el alma de tierra que los alimente. Volver… aunque sea después de diluirme en la fantasía de un escenario, aún después de abrazar el mástil de una...
retazos de mi pluma · 29.08.2016
Aquel Encantador de serpientes me regaló una noche mágica, el más especial sueño que yo había vivido hasta entonces, y el amanecer me sorprendió entonando una canción de amor. Más tarde el sol, sin que la luna se diera cuenta, me advirtió sagaz y vi cómo el Encantador silenciaba su música y emprendía de nuevo su marcha sin mirar atrás. Pero no quise una soledad llena de recuerdos; por eso decidí vivir mientras me sintiera viva y continué también mi viaje. Soy feliz, le dije una...

Mostrar más