retazos de mi pluma

retazos de mi pluma · 27.09.2019
Cerrar puertas y abrir las ventanas. Dibujar el contorno de sueños relegados, aparcados y hasta olvidados. Marcar mis propios tiempos y pasatiempos. Escuchar y observar, al ritmo de cada uno de los silencios elegidos. Caminar sin brújula, guiada sólo por esa intuición de transeúnte inquieta, insaciable de nuevos rumbos. Emancipación deslumbrante, sabia y bohemia soberanía que hoy recibo como una página en blanco. Espacio alimentado por lecturas de improvisados renglones. Esta es mi...
retazos de mi pluma · 22.07.2019
De un tiempo a esta parte la edad empieza a teclear en mi hombro; ante ésto, o le doy un manotazo (cosa que no puedo) o confecciono una buena y almohadillada hombrera (cosa que haré) Mientras, a mi querida e imprescindible gente le pido que me prevenga: - Si pregunto ¿qué tal? como útil para hablar de mi última visita al médico, o las dolencias de la vecina (o vecino) - Si repito la misma frase dos, tres, cuatro veces y no me doy cuenta o me importa un bledo. - Si filtro injustamente la...
retazos de mi pluma · 11.06.2019
‘SOL QUE NACE DEL CORAZÓN’ : ‘Mi silencio no es vuestro silencio. Mi silencio sería tener los ojos cerrados, las manos paralizadas, el cuerpo insensible, la piel inerte. Un silencio del cuerpo’' (EL GRITO DE LA GAVIOTA’. Emmanuelle Laborit, 1993) EL GRITO DE LA GAVIOTA, un relato a través del que su autora, Emmanuelle Laborit, nos abre una ventana para que podamos mirar y observar; para que nos atrevamos a descubrir, y seamos capaces de sentir y reflexionar sobre el mundo...
retazos de mi pluma · 30.03.2019
Se trata de un relato en el que una madre cuenta a su hija una historia de amor, la suya, que empezó a través de la inocencia, es mediatizada por un simbólico “unicornio” y finaliza con su otoño como mujer. En el interludio y a consecuencia de ello, nace esa niña que al final del relato será, presumiblemente para la madre, quien ocupe su lugar y pase a protagonizar y reproducir dicha historia. Aunque el relato se hace en primera persona, llama sin embargo la atención cómo parece que...
retazos de mi pluma · 27.08.2018
Aquí estoy yo, el insignificante, o eso quisieran muchos, reloj de la pared de este Bar–Café, observando a la banda de chiflados que discurren frenéticos a mis pies. No hay mucha gente hoy. Justo debajo de mí está la cajera. Esta señora, peculiar hasta la gran sombra que provoca, lleva una hora intentando comprender cómo la calculadora le multiplica pesetas cuando ella le está marcando euros. De vez en cuando se retuerce el dedo dentro de la oreja ‘buscando soluciones’. A mi...
retazos de mi pluma · 10.08.2018
Escucho música. Estimula sensaciones, preña el vacío, invade el espacio y perfila con pequeños mosaicos el lienzo de mis sueños. La oscuridad es anulada sólo por el reflejo de mis dedos escribiendo mientras la música, esa aldaba de emociones subterráneas que fluyen embravecidas, me trae sonidos que amortiguan una ausencia. Sonidos que también me hablan de seguir, de avanzar a pesar de todo… A veces me siento tan esencia que mi cuerpo se reduce a ser el baúl que guarda mi pasado, y...
retazos de mi pluma · 15.07.2018
Quiero volver a Viena para llegar hasta el pueblecito y otros preciosos rincones que dejamos pendientes de visitar. Para disfrutar del aperitivo del Vis a Vis, y las cenas en el Vapiano y el Zwölf Apostelkeller al son de violín y acordeón. A sentarme en un banco de la plaza de la catedral y esconderme para 'preocuparos' un poco, sólo un poco... y mirar de reojo las escaleras mecánicas, lejos de vuestras jugarretas que tanto me 'sofocaron' y me hicieron reír después. Volver para comer por...
retazos de mi pluma · 07.03.2018
Este dolor pungente no atiende a razones, ni quiere, y me consume inicuo a lo largo de mis silencios. Cuántas veces me gustaría gritarles que se callen, que me dejen respirar. Pero no dejan de recordarme la angustia que me rompe, me atraviesa y me dice que no merece la pena seguir. Necesito descansar. Las ausencias de mi ser más querido, aún estando cerca, duele; todo lo que tengo duele salvo aquello que, posiblemente, no merezco. Pero sobretodo duele mi soledad, donde la razón y las...
retazos de mi pluma · 03.12.2017
Aitor y su abuela compartían la vieja mecedora frente a la chimenea encendida, y abstraídos se dejaban llevar por el efecto de las llamas. Observándoles, el tiempo se detenía a sus pies. De pronto el niño puso voz a sus pensamientos. — Amama ¿por qué los perros no se ríen? –preguntó. — Lo hacen, Aitor, pero con los ojos. Fíjate bien en Sua y lo comprobarás – respondió ella. Pasaron unos minutos y el niño volvió a preguntar. — Amama… ¿Y también lloran? — Sí —...
retazos de mi pluma · 12.10.2017
A veces, mirando de frente la realidad o cerrando los ojos para discurrir entre mis conscientes bastidores, me siento preparada para luchar por aquello en lo que creo y mi piel se tensa con las expectativas a pesar del riesgo a no llegar, a la pisada sin huella, al vacío, al devastador torrente de contradicciones que entonces invaden mi camino. Pero cuando sueño no asumo la otra cara de la moneda y me dejo llevar. ¡Que el mundo se mueva por mi! Y cuando me alcance que me pille sentada, sin...

Mostrar más