retazos de mi pluma

retazos de mi pluma · 12.10.2017
Es verdad que cuando sueñas y la piel se tensa con las expectativas; cuando te sientes preparada para luchar por aquello en lo que crees; cuando cierras puertas para poder abrir ventanas, te arriesgas al fracaso de no llegar (a veces ni siquiera de poder arrancar), a la pisada sin huella, al vacío... Y entonces piensas que lo mejor es dejarte llevar, que el mundo se mueva por ti y cuando te alcance te pille sentada, sin emociones que lo juzguen ni te erosionen. Es verdad que cuando sueñas no...
retazos de mi pluma · 01.04.2017
Piedra: una hizo que me tropezara, otra la hubiera utilizado para partir la cara a más de uno, con otra soñé construir mi cabaña frente al mar, otra me descubrió colores con los que jugar e imaginar, otra me recordó la talla del alma de aquellos a los que pensé en tirársela, y la última me sirvió para descansar de tanto ajetreo en el camino. Piedra: camafeo de mi historia.
retazos de mi pluma · 25.02.2017
Empieza la primavera, y aunque las estaciones se han vuelto algo neuróticas, me ha invadido el olor del nuevo jazmín de este año. Por alguna razón, ese olor me ha traído la imagen de algunos amigos y han salido inspirados estos pequeños versos. Gracias amigo. Gracias por ser tú. Gracias por ser tú mismo. Gracias por ser tu misma razón. Gracias por ser la razón que nos da sentido.
retazos de mi pluma · 28.01.2017
Anoche me puse a escribir después de observar las sombras a través de la ventana. Había mucha niebla, y aquella luz de luna y farolas que la bruma se empeñaba en fusionar me llegó como una imagen hechizada en la que nada parecía lo que era. Y me puse a escribir. Cuando terminé pensé en el sortilegio de la escritura y ese cómplice espacio en blanco que me deslumbra y me seduce siempre. Ese espacio que nunca me deja indiferente; esa tierra en barbecho que a veces me reclama y otras me...

retazos de mi pluma · 29.10.2016
Son las doce y media de la madrugada. Una pareja de amigos y yo nos encontramos en mitad de la nada, en un barrio en el que nadie sabe dónde empieza y menos aún dónde termina. Venimos de una larga, muy larga ronda de ‘pintxos’ y ‘zuritos’ por el Casco Viejo de Bilbao. Ahí sigue “El Cocretas” a voz en grito desde la barra a todo el que entra: ¡¡Cocretaaasss!! ¡¡Hay cocretaaasss!! Grandes como morcillas. Sabe que está mal dicho pero la tradición es la tradición, y si su...
retazos de mi pluma · 07.09.2016
Un impactante grito de silencio me hizo volver. Volver… de la inhibición diligente, de la reivindicación abstenida, de los pasos etéreos, de la mirada abstracta, del arte desentendido. Volver… a dirigir mi pluma rompiendo márgenes y disecados tabuladores. Abastecer la mirada de perspectivas asfálticas, soñar con los pies de raíces y el alma de tierra que los alimente. Volver… aunque sea después de diluirme en la fantasía de un escenario, aún después de abrazar el mástil de una...
retazos de mi pluma · 29.08.2016
Aquel Encantador de serpientes me regaló una noche mágica, el más especial sueño que yo había vivido hasta entonces, y el amanecer me sorprendió entonando una canción de amor. Más tarde el sol, sin que la luna se diera cuenta, me advirtió sagaz y vi cómo el Encantador silenciaba su música y emprendía de nuevo su marcha sin mirar atrás. Pero no quise una soledad llena de recuerdos; por eso decidí vivir mientras me sintiera viva y continué también mi viaje. Soy feliz, le dije una...
retazos de mi pluma · 06.06.2016
Negra la noche que ciñe el mísero y solitario refugio. Negros tizones los opacos nubarrones que lo envuelven. Negro el aire denso y opresivo que allí se respira. Negro el cuchillo que se levanta en la oscuridad frente a los ojos aterrorizados que lo intuyen. Negras las entrañas del que acaba con la vida de aquel nuevo esclavo, aquel esclavo náufrago negro. Mano blanca de guante negro que enmascara al cobarde y su delirio fanático.
retazos de mi pluma · 04.06.2016
Desde las páginas de una leyenda desteñida por el paso del tiempo hasta las mestizas riberas forjadas por sirenas de vela y sable. Desde los adoquines satinados por el carmín de la derrota y la gloria, hasta los mercados de babel que bailan al compás de propios y ajenos fui buscando una parte de su historia. La que aplaude ante el amor de las guitarras gallardas y los violines gentiles, la que dibuja el rostro de quienes nos ven llegar y casi nunca nos despiden. Esa historia suya que lidia...

retazos de mi pluma · 10.03.2016
Lágrimas, amargura y valor para poder escribir sobre los siete años de vida que te han robado. Tiempos que no podrás recuperar por mucho que aceleres tu alma, por más que te vistas ahora con nueva piel que encubra el tedio de la más inclemente realidad. Cientos de amaneceres que no volverán a verte llorar los ocasos que tanto dolor te obligaba a consentir. Frívola y estéril máscara de la risa en duelo con las siete mesnadas que pactaron con sus palmas de acero y te desgarraron hasta...

Mostrar más