'LAS ATRACCIONES DE SUA'

Paseando con Sua esta tarde, un hombre se ha acercado para acariciarle y ella no se ha dejado. 

- Lo siento -le digo- pero no le gusta que le toquen.

- ¿No? -me contesta asombrado- ¿Nadie?

- ¡Hombre, me refiero a los desconocidos! 

- ¿Qué raro, no? -insiste.

- ¿Raro? ¿Por qué?A mí me ocurre lo mismo -le he contestado, harta de tanto resabiado. 

Y allí se ha quedado, mirándome, rumiando algo que no me hubiera gustado escuchar. Digo yo.

Escribir comentario

Comentarios: 0