· 

'SOLEDAD'. Matié

 

Soledad, envuelta de atávicos malestares, me hartas con absurdos interrogantes que ni siquiera buscan respuesta.

 

A veces te crees dios. Pero ¿qué dios? Dios del caos apareado con el sexo de la nada, entremezclado con la piel del vértigo al que bien le gustaría corroer cada una de mis entrañas.

 

Soledad envanecida, mítica, que marcas el terreno a golpe de silencios.

 

No hay presencia  alrededor, solo soledad, molesta, vacía y corrosiva.

 

No hay detrás ni después, solo soledad, envanecida y destructiva.

 

Pero no te equivoques porque yo… ¡yo sí soy dios! El de la mutación, creador de vida manuscrita y fantasía, dueño de sublimes oquedades donde escondo mi imaginación para desgarrar tus miserables pretensiones. 

 

Soledad, líneas de un libro que impregna los espacios de mi mente en blanco. 

 

Tiempos de agua sin retorno. 

Escribir comentario

Comentarios: 0